Entre un 8 y 12% de pacientes sufren efectos adversos durante su hospitalización

Boletín Salud-UE  137 –  A fondo

Se han realizados grandes avances en materia de seguridad de los pacientes, pero aún queda mucho por hacer

Tonio Borg, comisario europeo de Salud

Cada año en la UE entre un 8 y un 12% de los pacientes sufren de efectos adversos durante su hospitalización y cerca de 4,1 millones de pacientes contraen una infección hospitalaria, que se salda con 37.000 muertes.

Un informe reciente sobre la aplicación de la Recomendación del Consejo de 2009 sobre la seguridad de los pacientes, que trata de la prevención y control de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, muestra cómo la Comisión y los países de la UE han realizado notables progresos a la hora de abordar este problema. La comunicación de conocimientos entre países acerca de la seguridad de los pacientes puede aportar su participación a las políticas nacionales y de la UE y contribuir a la evaluación de los sistemas de salud.

Los datos demuestran que se ha avanzado en la elaboración de programas nacionales para la seguridad de los pacientes y en la creación de sistemas para que los pacientes puedan notificar reacciones adversas.  Todos los Estados miembros disponen ahora de programas para la seguridad de los pacientes o están en proceso de elaboración, y eso constituye un importante salto adelante. También se anima cada vez más a los pacientes a expresar su opinión.

Sin embargo, a pesar de que la seguridad de los pacientes está ya ampliamente integrada en las políticas de salud pública, parece más difícil desarrollar una cultura de seguridad de los pacientes en los hospitales.  Es necesario aprender de los errores comunicados e incluir a los pacientes en la prevención de daños. El informe propone crear una serie de herramientas prácticas, como directrices y modelos, que contribuyan a poner en marcha las medidas políticas.

La Presidencia italiana del Consejo Europeo está dirigiendo un proceso de reflexión sobre futuras medidas de la UE en materia de seguridad de los pacientes y calidad de la asistencia sanitaria. Sobre esta base, se adoptarán pronto conclusiones del Consejo que con suerte trazarán las futuras orientaciones de la UE.